Una historia de Estados Unidos en cinco crisis Resumen
| | |

Una historia de los Estados Unidos en cinco choques Resumen y reseña | Scott Nations

La vida es muy ajetreada. Tiene Una historia de los Estados Unidos en cinco choques ¿ha estado acumulando polvo en su estantería? En lugar de ello, recoja ahora las ideas clave.

Estamos arañando la superficie. Si aún no tiene el libro, pídalo o consiga el audiolibro gratis en Amazon para conocer los jugosos detalles.

Sinopsis

Las grandes crisis económicas no son sólo económicas. Son historias llenas de drama, errores y rescates heroicos. Como nación, Estados Unidos ha alcanzado cotas increíbles de poder financiero. Sin embargo, Estados Unidos también es vulnerable a las grandes caídas de la gente que ha invertido mucho. Una historia de los Estados Unidos en cinco choques esboza los choques económicos históricos más significativos y los aplica al tejido político y cultural de Estados Unidos. Podemos aprender algo de cada una de estas cinco crisis económicas.

Sobre Scott Nations

Scott Nations tiene una sólida formación en finanzas. Scott comenzó su carrera comercial como operador de planta en Stafford Trading en Chicago. Posteriormente, se unió a The Arbitrage Group (TAG) como operador de piso y gerente de su operación de renta fija en la Bolsa de Comercio de Chicago. En 2002, Scott cofundó Fortress Trading, una empresa de negociación con sede en Chicago que se centraba en la negociación de la volatilidad de los índices de renta variable y el arbitraje. Finalmente, la empresa actual de Scott, NationsShares, surgió de Fortress Trading. Actualmente trabaja como presidente de NationShares, que es una empresa de ingeniería financiera estadounidense. Scott es también un colaborador habitual de la CNBC, donde ofrece su visión experta sobre los mercados, los derivados y otros temas de inversión. 

Debido a los acontecimientos recientes y actuales en el mercado de valores, es conveniente hablar de los anteriores fracasos bursátiles. Veremos que estos fracasos tienen algo que nos pueden enseñar.

1907 - El pánico

"La historia de los desplomes bursátiles modernos incluye invariablemente algún artilugio financiero teóricamente sofisticado pero mal entendido que muta cuando se le somete a tensión, empujando un sistema ya debilitado más cerca del precipicio." - Scott Nations

En 1898, una nueva norma permitió a las empresas ser propietarias de otra empresa. Estas normas condujeron a la creación del primer trust empresarial. En pocas palabras, sociedades de cartera dentro de una empresa. Con esto, se crearon corporaciones gigantescas. Ejemplos de estas corporaciones son Standard Oil y Northern Securities. Estos trusts representaban una gran parte del mercado total de valores a principios del siglo XX.

Theodore Roosevelt, el entonces presidente, pensaba que estas empresas eran como monopolios que obstaculizaban el comercio estadounidense. Consideraba que privaban al público de las ventajas del libre comercio. Por ello, Roosevelt empezó a llevar a muchas de ellas a los tribunales. Los mercados consideraron que el movimiento de Roosevelt era muy imprevisible y no sabían hasta dónde llegaría en esta caza de brujas. Como siempre ocurre, la incertidumbre es la mensajera de los desplomes bursátiles.

Mientras tanto, en 1906, un gran terremoto sacudió San Francisco. Como consecuencia, más de la mitad de los 400.000 habitantes de la ciudad se quedaron sin hogar. Los propietarios de viviendas no solían tener un seguro contra terremotos. Sí tenían un seguro contra incendios. Entonces, ¿qué hicieron? Cuando las rupturas dañaban las casas, la gente solía prender fuego a sus propios hogares.

Muchos de los aseguradores eran británicos, y el Banco de Inglaterra tuvo que pagar mucho en concepto de seguros. Gran Bretaña estaba atada al patrón oro en esa época. Por ello, el Banco de Inglaterra empezó a ofrecer tipos de interés más altos a los prestatarios.

Las empresas fiduciarias no solían estar reguladas de la misma manera que los bancos porque no tenían que mantener tantas garantías o fondos propios en sus balances. De este modo, podían aprovechar más los depósitos para ofrecer tipos de interés más altos a los clientes. Estos elevados tipos de interés se ofrecían para poder superar los ofrecidos por los británicos.

Así pues, el escenario estaba preparado. Ahora, todo lo que se necesitaba era una pequeña ignición, un catalizador para que todo el sistema se viniera abajo. En octubre de 1907, tuvimos uno.

Todo comenzó cuando hubo un intento fallido de manipulación de las acciones de una empresa llamada United Copper. Como resultado, las acciones cayeron enormemente. Los que utilizaban las acciones como garantía cayeron en dificultades financieras, incluidos los bancos y los fideicomisos corporativos. En consecuencia, las personas que habían depositado su dinero en estas empresas lo percibieron. Inmediatamente quisieron recuperar su dinero, lo que provocó numerosas corridas en estos bancos y fideicomisos.

El promedio industrial Dow Jones alcanzó un mínimo de 53 el 15 de noviembre de 1907. Esto ocurrió después de haber alcanzado 103 en su punto más alto el 19 de enero de 1906. El mercado recuperaría casi la totalidad de sus pérdidas a finales de 1909. También cabe mencionar que el mercado subió 42% en 1904 y 38% en 1905. A continuación, comenzó a detenerse en 1906 y se desplomó en 1907.

  • Guardar

1929 - La Gran Depresión

Fundada en 1913, la Reserva Federal fue una respuesta al pánico de 1907. Junto con algunos otros banqueros, JP Morgan tuvo que intervenir como prestamista. Eran el último recurso para salvar el mercado. El gobierno pensó que ellos debían tener esa responsabilidad en su lugar. Esta responsabilidad eran las normas federales relativas a los tipos de descuento. Los tipos de descuento son el tipo de interés que los bancos pueden pedir prestado.

El tipo de interés se redujo en 1924 hasta el nivel más bajo de la época, 3%. Esta reducción impulsó el mercado bursátil estadounidense. Cuando el dinero es barato, resulta más fácil financiar la compra de acciones. Además, también resulta relativamente más atractivo comprar bonos.

Mientras tanto, decepcionados por los bajos tipos de interés, las empresas y los individuos ricos comenzaron a ofrecer dinero a la vista. En esencia, se trataba de préstamos concedidos a otros inversores. Utilizados principalmente para la especulación bursátil, los call money ofrecían tipos de interés ligeramente superiores a los ofrecidos por los bancos.

La década de 1920 se conoce como los "años veinte rugientes" porque el mercado se recuperó. Durante esta época, se formaron muchos fideicomisos de inversión. Además, se hizo más fácil atraer capital de personas que nunca habían tenido acciones. Se vio que la especulación había ido demasiado lejos cuando los corredores de bolsa empezaron a abrir oficinas temporales en cruceros y campos de golf. Lo hacían para que los inversores y especuladores pudieran hacer pedidos en cualquier lugar. Este enfoque funcionó.

Estos fondos de inversión eran bastante sobrios. Sin embargo, sólo se mantuvieron así hasta que empezaron a utilizar mucho apalancamiento. Este apalancamiento era predominantemente dinero frío. No era raro utilizar al menos dos veces más capital prestado que capital propio. Entonces, todo lo que se necesitaba era un pequeño empujón. Un importante inversor de Londres llamado Clarence Hatry lo ofreció. Era un fraude y se descubrió que había engañado a muchos bancos para que le prestaran dinero. Lo consiguió utilizando certificados de acciones falsos como garantía. Los inversores de Gran Bretaña y Estados Unidos empezaron a sospechar después de esto. Empezaron a preguntarse qué valor tenían sus certificados si los bancos se dejaban engañar tan fácilmente. Se cuestionó la legitimidad fundamental del mercado. Una vez que el mercado empezó a decaer, los agentes de bolsa tuvieron que emitir peticiones de margen a particulares y fondos de inversión. Muchos de ellos estaban demasiado "apalancados" y no podían poner el dinero adicional. El resultado fue que las acciones se liquidaron inmediatamente. Y así, la gran depresión había comenzado.

El promedio industrial Dow Jones alcanzó un mínimo de 41 en julio de 1932; esto fue incluso más bajo que el fondo del pánico de 1907. El máximo fue de 381 el 3 de septiembre de 1929, lo que significa que el mercado cayó casi 90% durante estos tres años. El mercado no pudo volver a los niveles de 1929 hasta el 23 de noviembre de 1954. Esto fue más de 25 años después. Hubo una guerra de la Segunda Guerra Mundial entre estas fechas, pero este desplome siguió siendo colosal. También es importante señalar que el mercado subió 29% en 1927 y 48% en 1928.

  • Guardar

1987 - Lunes negro

"Desde que Leland y Rubinstein se pusieron de acuerdo con Black y Scholes, los seguros de cartera se basaban en estas "condiciones ideales" y fallaban cuando la realidad se entrometía". - Scott Nations

El seguro de cartera se suponía que era una innovación financiera que permitía a los inversores estar a salvo durante las caídas del mercado. Así, podrían disfrutar más tarde de los repuntes que suelen producirse. Este seguro implicaba el pago de una pequeña cuota por adelantado para evitar que la cartera cayera por debajo de un determinado nivel.

A menor escala, habría sido una innovación financiera muy exitosa. Sin embargo, el problema era que el seguro de cartera tenía muchos supuestos erróneos. Estos supuestos se hicieron más evidentes cuando se utilizaron a gran escala. Uno de los supuestos erróneos era que los precios de las acciones se movían sin problemas. Otra era que habría suficiente liquidez para todas las órdenes de venta necesarias para cubrirse contra la baja. 

Alguien calculó que sólo una caída de 3% en el mercado animaría a vender. Eso equivalía a un día entero de negociación de futuros del S&P 500, y esto era para una sola de las empresas que utilizaban el seguro de cartera.

Las compras apalancadas de empresas se popularizaron durante la década de 1980. Las empresas empezaron a comprarse unas a otras utilizando un considerable apalancamiento. Este acto de compra espoleó el mercado de valores.

El déficit comercial de Estados Unidos se multiplicó por ocho en 1986 con respecto a 1981. Como consecuencia, el dólar se debilitó. La Reserva Federal respondió aumentando los tipos de interés. Quería que la oferta del dólar disminuyera. Esperaban que esto estabilizara el valor de la moneda. El aumento de los tipos de interés hizo que el mercado de valores fuera relativamente menos atractivo que el de los bonos. Esta falta de atractivo fue significativamente exagerada, ya que el mercado de valores había sido estimulado durante muchos años.

El lunes 19 de octubre de 1987 por la mañana, Estados Unidos atacó a Irán. Dispararon misiles contra objetivos militares del Golfo Pérsico en un ataque de represalia. No se puede culpar a nadie por pensar que Estados Unidos estaba en guerra con Irán al despertarse esa mañana. Los misiles desencadenaron una caída inicial del mercado de valores. Esta caída desencadenó una venta de seguros de cartera que fue demasiado grande para el mercado. Las órdenes de venta activaron más órdenes de venta, que permitieron más órdenes de venta, que activaron aún más órdenes de venta, que activaron aún más.

Nació el lunes negro. Tras el máximo de 2722 del 25 de agosto de 1987, se tocó el fondo de 1739 el día del Lunes Negro, el 19 de octubre de 1987. El Dow bajó 22,6% ese día. Esta fue la pérdida más importante en un solo día en la historia del mercado de valores. El siguiente máximo se alcanzaría dos años después, el 24 de agosto de 1989. Scott recomienda a los lectores que se fijen en que el Dow subió 28% en 1985 y 23% en 1986.

  • Guardar

2008 - La crisis financiera

En la crisis financiera de 2008, los valores respaldados por hipotecas y los SSM se crearon agrupando una cartera de hipotecas. Seleccionando cuidadosamente a los prestatarios, el conjunto podía ser muy seguro y tenía tipos de interés más altos que los bonos del Estado. Sin embargo, los emisores de hipotecas no tenían nada que hacer. Esto significaba que si los préstamos emitidos no se cumplían, no importaba, ya que los habían vendido a otra persona. Este "alguien" los habría agrupado y luego los habría vendido para invertir. La MBSS estaba respaldada por personas con poco crédito y por quienes habían comprado casas en una burbuja inmobiliaria. La primera MBSS se creó en 1970, mucho antes de que se produjera el eventual crash. Entonces, como sigue ocurriendo ahora, la propiedad de la vivienda se consideraba algo de gran importancia para la autoestima y la satisfacción vital. Los políticos, por tanto, querían que todo el mundo fuera propietario de una vivienda, incluso aquellos con finanzas muy cuestionables.

Lo lograron reduciendo los estándares requeridos para los pagos iniciales de las hipotecas. Redujeron estos estándares a cero con la instalación de la administración Bush en 2001. Gracias a estas hipotecas de alto riesgo, el mercado de la vivienda se abrió a muchos más compradores. Por lo tanto, los precios de las viviendas aumentaron considerablemente.

No había muchos inversores interesados en los grados inferiores de la MBSS. La solución fueron las carteras de estos préstamos de alto riesgo como un tipo especial de MBSS. Estas carteras se denominaron obligaciones de deuda colateralizadas o CDO. Las CDO se habían utilizado anteriormente para otros tipos de préstamos. Sin embargo, ahora se estaba aplicando en gran medida a las hipotecas. La idea era: Si se amontonan suficientes préstamos de mala calidad unos sobre otros, se puede obtener algo seguro y sólido. Debido a la diversificación, esta era una suposición errónea.

Otro enfoque financiero de la época era la permuta de incumplimiento crediticio o CDS. Los CDS no deben confundirse con los CDO mencionados anteriormente. El CDS era un seguro que una empresa podía comprar a la empresa B. La empresa B prometía que intervendría y pagaría si la empresa C, que había tomado dinero prestado de una empresa, no podía cumplir sus obligaciones. Ahora se aplicaban a las hipotecas y otros préstamos entre instituciones financieras. Por lo tanto, todo el sistema estaba ahora conectado.

Por último, estaban las agencias de calificación. Estas empresas eran, y siguen siendo, las encargadas de otorgar calificaciones de valores en función del riesgo de impago. Trenzaron muchas de las subprimes y respaldaron a la MBSS por partida triple, lo que significa el menor riesgo de impago posible.

La MBSS no requería muchas garantías para asegurar a través de los CDS. Esto permitía un mayor endeudamiento, ya que el riesgo de impago se consideraba muy bajo. Entonces, todo el sistema se centró en torno a los precios de la vivienda y en el caso de que cayeran. Las reacciones en cadena se podían sentir en todo el sistema financiero en su conjunto. Cayeron.

El catalizador de este desplome fue la quiebra del banco de inversión Lehman Brothers el 15 de septiembre de 2008. La interconexión de las empresas financieras amenazó a todo el sistema económico. El resultado fue una crisis.

El máximo se alcanzó el 9 de octubre de 2007, en 14.164, y el mínimo se alcanzó el 9 de marzo de 2009, en 6.547. Una vez más, el mercado había ganado bastante antes de que se produjera el desplome en 2006. Se produjo una subida de 16%, y eso fue lo mínimo que había ocurrido durante un crash.

El siguiente máximo no se alcanzó hasta el 5 de marzo de 2013, pero antes de eso, otro desplome acechaba a la vuelta de la esquina.

  • Guardar

2010 - El Flash Crash

Grecia quería formar parte de la nueva moneda común de Europa, el euro. Se autoengañó para entrar en la Unión en 2001, utilizando chanchullos financieros. Estos chanchullos hicieron que pareciera que Grecia cumplía los criterios económicos de la Unión. Entre 2000 y 2010 se dio un atracón de préstamos y, a principios de 2010, parecía que Grecia iba a dejar de pagar su deuda. Un miembro de la coalición alemana de Angela Merkel dijo: "no se ayuda a un alcohólico poniéndole una botella de Schnapps delante". El FMI concedió a Grecia un préstamo para ayudarla a sobrevivir, pero las condiciones del préstamo eran dolorosas para el pueblo griego.

Durante el lunes negro de 1987, el peor día de la historia de la bolsa, los humanos fueron los que se equivocaron en las operaciones. El 6 de mayo de 2010, la caída fue causada por algoritmos informáticos que se volvieron locos. El principal algoritmo que causó el crash utilizó la misma técnica de cobertura dinámica que había causado el crash de 1987. El catalizador del Flash Crash fueron los disturbios en Grecia el 6 de mayo. Estos disturbios se produjeron después de que el gobierno de Grecia aceptara las condiciones del préstamo del FMI. Los disturbios provocaron el desplome inicial, que fue suficiente para que una empresa llamada Waddell and Reed intentara cubrir su cartera antes del cierre del mercado. Se utilizó un algoritmo proporcionado por el banco británico Barclays.

El único problema era que el volumen se convertía en una bola de nieve cuando Waddle y Reed intentaban vender tanto. El mayor volumen sugería, a través del algoritmo, que el mercado era más líquido y que se podían cumplir más órdenes de venta. La venta se autorreforzó y la liquidez desapareció cuando más se necesitaba.

El 6 de mayo de 2010, el Dow cayó hasta los 9.869 intra D, con un descenso de 9,2%. Curiosamente, debido a la venta imprudente de los algoritmos, algunas empresas cotizaron a niveles idiotas. Ningún humano ejecutaría una operación a esos niveles. Ese día, más de 3 millones de acciones se negociaron a 90% o por debajo de su valor del día anterior.

Estos desplomes se basan sin duda en tres características comunes. Se había creado una nueva innovación financiera, había demasiado apalancamiento y el mercado de valores llevaba dos años de fuertes rendimientos bursátiles justo antes del crash. La única excepción es el flash crash. Para todos los cracks, el catalizador es desconocido. Sin embargo, si se dan estas condiciones, sabemos que hay una tendencia a que los mercados se desplomen. El catalizador concreto no importa. Lo más importante es recordar que el mercado duro siempre rebota. Grandes recompensas aguardan a los que permanezcan en el mercado para el próximo repunte. 

  • Guardar

La foto del texto anterior se basa en El inversor sueco Vídeo en Youtube.

Si tienes alguna opinión sobre este resumen o quieres compartir lo que has aprendido, comenta a continuación.

¿Eres nuevo en StoryShots? Obtenga las versiones de audio y animación de este resumen y de cientos de otros libros de no ficción más vendidos en nuestro aplicación gratuita de primer nivel. Ha sido destacada por Apple, The Guardian, la ONU y Google como una de las mejores aplicaciones de lectura y aprendizaje del mundo.

Para profundizar en los detalles, pida el libro o consiga el audiolibro gratis.

Resúmenes de libros relacionados

Cómo crece una economía y por qué se hunde

Invertir a contracorriente

El cisne negro

Dominar el ciclo del mercado

La bola de nieve

Lo más importante

Por qué fracasan las naciones

Historia de Estados Unidos en cinco crisis resumen
  • Guardar

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Añade automáticamente YASR en tus posts o páginas. %s Desactiva esta opción si prefieres usar shortcodes. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.