Resumen de El 8º hábito
|

Resumen y reseña de El octavo hábito | Stephen R. Covey

"Woz le pregunta a Steve qué hace" 

Descargo de responsabilidad: Este es un resumen y análisis no oficial.

El octavo hábito: De la eficacia a la grandeza es la continuación de Los siete hábitos de la gente altamente efectiva. Aclara y refuerza la declaración anterior de Covey de que "la interdependencia es un valor superior a la independencia".

El octavo hábito es "Encuentra tu voz e inspira a otros a encontrar la suya". Voz es el código de Covey para "significado personal único". Aquellos que inspiran a otros a encontrar la suya son los líderes que se necesitan ahora y en el futuro, según Covey.

Examinemos el liderazgo de Steve Jobs como ejemplo.

Steve Wozniak: "No sabes escribir código, no eres ingeniero, no eres diseñador, no sabes poner un martillo a un clavo. Construí la placa de circuito, la interfaz gráfica fue robada de Xerox Parc, Jef Raskin era el líder del equipo Mac antes de que lo echaras de su propio proyecto. Todo - ¡alguien más diseñó la caja! Entonces, ¿cómo es que 10 veces en un día, leo "Steve jobs es un genio". ¿Qué es lo que hacer?"

  • Guardar
Steve Jobs: "Los músicos tocan sus instrumentos. Yo toco la orquesta"

Steve Jobs: "Los músicos tocan sus instrumentos. Yo toco la orquesta".

Puede sonar extraño, pero ¿se ha considerado alguna vez la persona que toca el instrumento o la orquesta?

  • Guardar

Una de las cosas que me fascinan es la gente que sabe motivar a los demás para que hagan grandes cosas y la forma en que reúnen a un grupo de personas de diferentes orígenes y las hacen marchar hacia un objetivo común que puede parecer imposible. Y sin embargo, hay personas que realmente lograron ese tipo de retos y realmente cambiaron el mundo gracias a ello. Por ejemplo, sabes que en torno al año 400 a.C., Platón consiguió ganarse el corazón de muchos por la forma en que desafió la forma de pensar del hombre común. Influyó en muchos otros para que siguieran su forma de pensar hasta el día de hoy. Pero esto también puede utilizarse de forma negativa. Porque hay personas como Adolf Hitler que lograron influir en una gran parte del mundo, pero no de la manera en que esta técnica debería haberse utilizado.

Pero creo que es mejor que empecemos con Steve Jobs para cubrir el tema principal de este libro, porque si miras la vida de Jobs, a pesar de algunas de sus cualidades negativas, realmente sabía cómo motivar a otras personas para crear los productos que siempre imaginó, incluso cuando la gente declaraba constantemente que lo que él decía era imposible de crear, les hablaba de una manera que les hacía superar su propio límite y conseguirlo.

Cuando Alejandro Magno subió al trono, utilizó su capacidad de influir en los demás para unir al pueblo griego antes de que se desgarrara en una guerra civil.

Así puedes ver lo poderoso que puede ser el poder de influir en otras personas. Una vez que entiendas cómo funciona. La habilidad de ser una inspiración para los demás se conoce como el octavo hábito que Stephen Covey repasa en su libro. Es cuando tienes la mentalidad de buscar constantemente el potencial en ti mismo y en otras personas para construir tu propia base o sueño. 

Y el primer punto que vamos a analizar es

El gran triunfador encuentra y utiliza su propia voz

Por ejemplo, Steve Jobs encontró constantemente formas de obtener beneficios a partir de los productos que fabricaban sus amigos, ya fuera una caja azul que permitía a la gente hacer llamadas telefónicas de larga distancia de forma gratuita o Pixar. Siempre encontró una forma de utilizar su capacidad para vender algo de lo que formaba parte.

Antes de saber qué es lo que naturalmente te gusta hacer o para qué tienes talento, tienes que saber qué es lo que naturalmente te atrae. Y una de las mejores maneras de encontrar aquello para lo que tienes talento o lo que te gusta hacer es encontrar a otra persona a la que admires. Debe ser alguien que puedas imaginarte siendo de una forma u otra, y esa persona ni siquiera tiene que vivir el estilo de vida que quieres o deseas. Pero debería llevar el mentalidad que admiras.

Déjenme darles un ejemplo. Steve Jobs se inspiró en su padre, que le introdujo en el mundo de la ingeniería y el diseño. E instaló en él los muchos principios del buen diseño que, de hecho, le ayudaron a crear los productos de Apple en el futuro. Puede que a Steve Jobs no le importara convertirse en mecánico de coches como su padre, pero tomó el concepto de diseñar diferentes objetos y unirlos para crear algo nuevo y genial.

Luego combinaría esa pasión con su amor por la electrónica, que finalmente le llevaría a construir productos de Apple. Y así es como uno puede inspirarse en ideas que también vive la gente. Al fin y al cabo, Rhonda Rousey se inspiró en una cita que dijo Bruce Lee: "No estoy en el mundo para cumplir tus expectativas y tú no estás en el mundo para cumplir las mías". Y como puedes ver, no hace falta mucho para motivar de verdad a alguien para cambiar el mundo. Pero aún no basta con encontrar una idea con la que te sientas más identificado. Todavía tienes que aumentar tu conocimiento sobre ella si quieres llegar a ser grande en ella. Aunque Steve Jobs descubrió su pasión por la electrónica y la tecnología, siguió leyendo sobre cualquier tema relacionado con ambas. Y después de abandonar la universidad, siguió ampliando sus conocimientos sobre cualquier tema relacionado con la tecnología o los negocios. 

Así que puedes ver cómo parte de tu viaje consiste en examinar tus talentos naturales, lo que te gusta hacer y lo que más te interesa de forma natural. Puede que no te guste la idea de ser médico, pero puede que haya un médico por ahí al que admires por su capacidad para encontrar el origen de las enfermedades de la gente. Entonces puedes tomar el concepto de buscar siempre los problemas principales que hay detrás de los grandes problemas que ocurren en el mundo y luego encontrar formas de curarlos. Y cuanto más escuches lo que naturalmente amas hacer, vas a ver que va a ser más fácil permanecer en ese camino. Y parte de ese camino es no permitir que tu pasado o tus circunstancias actuales determinen tu futuro. Verás, después de que Steve Jobs dejara su propia compañía, no dejó que eso le impidiera divertirse con su talento para vender sus sueños. 

En cambio, formó otra empresa utilizando sus talentos naturales y convirtió esa empresa en un éxito. Es justo decir que siempre tienes una opción. Puedes rendirte cuando las cosas van mal o puedes aprender a ver las nuevas oportunidades que se te presentan. En el caso de Steve Jobs, después de que le echaran de Apple, lo vio como una nueva oportunidad para poner en marcha otras ideas que tenía en la cabeza pero que no podía ejecutar cuando estaba en Apple.

Su capacidad para inspirar a otros a encontrar su voz

Encontrar tu propia voz no es el final para ti. Ni siquiera está cerca. De hecho, es sólo el principio. No te preocupes, déjame explicarte. Aunque Jobs no tenía la mejor relación con sus compañeros de trabajo, los necesitaba más que a nadie en la empresa para llevar a cabo las ideas que elaboraba para ellos y para que los empleados y los que trabajan con él miraran más allá de su comportamiento grosero. 

Les convencía de que todo era posible. Lo veían de otra manera. Decía cosas como si pudieras salvar la vida de una persona, ¿puedes hacer que este ordenador arranque 10 segundos más rápido? Y dando a su pequeño equipo perspectivas como esas para hacer sus productos, les llevó a diseñar el Macintosh original. El lema de Jobs era hacerlo increíblemente grande, sin referirse nunca al beneficio. Incluso dijo, no te preocupes por el precio. Sólo especifica las capacidades del ordenador. La capacidad de Steve Jobs para empujar a la gente a hacer lo imposible sigue siendo admirada hoy en día porque hizo que sus colegas dejaran de centrarse en la forma de vender los productos para obtener el máximo beneficio y, en cambio, en cómo pueden revolucionar el mundo y, después de encontrar tu voz, es cuando quieres inspirar a otros a hacer lo mismo porque ese es el papel principal del liderazgo. Tu capacidad de hacer que los demás vean su propio potencial. 

Los grandes líderes inspiran a la gente poniendo un una sola voz idea en sus cabezas. Crean una visión compartida y, en cierto modo, no sólo Steve Jobs creó una idea con una sola voz para que su empresa la siguiera. También la metió en nuestras cabezas. Nos dio la idea de pagar por un iPod o un iPhone porque algo en ella gritaba inspiración y genialidad. Había una extraña singularidad en ello y, en cierto modo, nos unió para hacer cosas que nunca pensamos que haríamos. No me importa si quieres ser dueño de una empresa, influir en otras personas o conseguir que la gente compre lo que sea que estés vendiendo, porque nada de eso va a importar realmente, ya que nunca llegarás lejos si no puedes encontrar un propósito que una a un grupo diverso de personas. 

Las organizaciones que tienen grandes líderes como Steve Jobs, inspiran a la gente para que crean que pueden marcar la diferencia en este mundo. En general. El punto que plantea este libro es que primero debes encontrar tu inspiración a través de alguien a quien admiras y luego, una vez que encuentres tu propia voz, ayudar a otros a encontrar su propia voz también. De esta manera puedes crear un propósito común y hacer que la gente siga tus sueños y tu voluntad, y ese es el octavo hábito de Stephen Covey. 

La idea central del libro es la necesidad de recuperar y aplicar con firmeza el paradigma de la persona completa, que sostiene que las personas tienen cuatro inteligencias: física, intelectual, emocional y espiritual. La negación de cualquiera de ellas reduce a los individuos a cosas, lo que invita a muchos problemas. Se supone que la era industrial ha sido un periodo dependiente de esa negación. Covey creía que la era de la información y una previsible "Era de la Sabiduría" requerían personas "completas" (en trabajos completos).

La clave para aprender el octavo hábito es la paradigma de la persona completa. Para alcanzar nuestro potencial, debemos respetar cada uno de los cuatro elementos de nosotros mismos: cuerpo, mente, corazón y espíritu. Para mejorar el trabajo en equipo y sacar el máximo provecho de nuestra gente, debemos honrar cada uno de estos aspectos y respetar a cada miembro del equipo como una persona completa.

Para cambiar nuestro paradigma hacia el pensamiento de la persona en su totalidad, necesitamos entender que los seres humanos son cuatridimensionales y sólo apelando a los cuatro elementos de la naturaleza humana, se puede inspirar verdaderamente a un equipo.

  1. El cuerpo - las dimensiones físicas/económicas - salario y condiciones justas.
  2. La mente - la dimensión de aprendizaje/racional - los retos creativos.
  3. El corazón - la dimensión social/racional - trato amable y considerado.
  4. El Espíritu - la dimensión del sentido/la conciencia- que sirve a las necesidades humanas con principios.

El libro nos lleva a través de la hoja de ruta para lograr la verdadera realización, el éxito y la contribución tanto para el individuo, como para la empresa. Crear un nuevo espíritu de entusiasmo y compromiso en nuestros equipos. Parte del proceso consiste en adoptar una nueva cultura para el liderazgo de una organización, en la que no sólo los altos cargos dirijan y demuestren las siguientes cuatro funciones de liderazgo, sino todos los niveles de la organización. Desarrollar una cultura de confianza.

  1. Modelar: esta función requiere que dé un buen ejemplo a las personas con las que trabaja, demostrando integridad, honestidad y buenos hábitos.
  2. Búsqueda del camino: esta función consiste en garantizar que la visión se comparta y se adopte de todo corazón en todos los niveles de la organización.
  3. Alineación: esta función gira en torno a la creación de estructuras, sistemas y disciplinas que hagan realidad su visión.
  4. Potenciar: este papel gira en torno a encender la pasión de su equipo y confiar en que usen su iniciativa para lograr la visión que han creado juntos.

Para alcanzar la grandeza, necesitamos entender cómo ejecutar el proceso de cambio. Covey detalla Las 4 disciplinas de la ejecución.

  1. Concéntrese en lo más importante: las personas están predispuestas a concentrarse en una sola cosa a la vez.
  2. Cree un marcador convincente: la gente juega de forma diferente cuando lleva la cuenta de resultados.
  3. Traduce los objetivos elevados en acciones concretas: para lograr objetivos que nunca has alcanzado, tienes que hacer cosas que nunca has hecho.
  4. Responsabilizar a los demás. Siempre - Todos los miembros del equipo deben pedir cuentas a todos los miembros, todo el tiempo.

Las personas pueden descubrir su voz gracias a los tres dones con los que todo el mundo nace:

  1. La libertad de elegir
  2. Las leyes o principios naturales: los que dictan las consecuencias del comportamiento. Las consecuencias positivas provienen de la equidad, la amabilidad, el respeto, la honestidad, la integridad, el servicio y la contribución
  3. Las cuatro partes de la inteligencia: mental, física, emocional y espiritual.

Covey habla de que los grandes triunfadores expresan su voz mediante el uso de sus inteligencias. Los triunfadores, por ejemplo,

  • desarrollar su energía mental en la visión
  • desarrollar su energía física en la disciplina
  • desarrollar su energía emocional en la pasión
  • desarrollar su energía espiritual en la conciencia, su sentido moral interno de lo que está bien y lo que está mal y su impulso hacia el significado y la contribución.

Resúmenes de libros relacionados

Hábitos atómicos

El poder del hábito

Pequeños hábitos

El Club de las 5 de la mañana

Dormir mejor

Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva

Hábitos de alto rendimiento

Lo primero es lo primero


Adaptado de un vídeo de MentalReach, del resumen de Michele Rawlins y de Wikipedia.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Añade automáticamente YASR en tus posts o páginas. %s Desactiva esta opción si prefieres usar shortcodes. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.