El arte de la felicidad Resumen
| |

El arte de la felicidad Resumen y reseña | El Dalai Lama

Un manual para vivir

La vida es muy ajetreada. Tiene El arte de la felicidad ¿ha estado acumulando polvo en su estantería? En su lugar, aprenda ahora algunas de las ideas clave.

Estamos arañando la superficie. Si aún no tiene el libro, pida el libro o conseguir el audiolibro gratis en Amazon para conocer los jugosos detalles.

Descargo de responsabilidad: Este es un resumen y análisis no oficial.

La perspectiva del Dalai Lama

El Dalai Lama es la 14ª reencarnación del Dalai Lama. Se describe a sí mismo como un monje budista y es actualmente el líder espiritual del Tíbet. Antes se llamaba Lhamo Dhondup y nació en el seno de una familia de agricultores en una pequeña zona del noreste del Tíbet. 

Introducción

El arte de la felicidad es una guía de las tradiciones espirituales orientales para un público occidental. Este libro abarca todas las facetas de la experiencia humana, incluyendo cómo resolver los problemas cotidianos para poder vivir una vida feliz. Además, cómo se puede permanecer en paz en momentos de gran estrés y desafío. El arte de la felicidad es una colaboración con un psiquiatra, el Dr. Howard C. Cutler. Utiliza los principios del budismo tibetano para ayudar a los ocupados individuos occidentales a conseguir un mayor equilibrio y libertad espiritual en sus vidas.

El propósito de tu vida es buscar la felicidad

"Así que reflexionemos sobre lo que realmente tiene valor en la vida, lo que da sentido a nuestras vidas, y establezcamos nuestras prioridades en base a ello. El propósito de nuestra vida tiene que ser positivo. No hemos nacido con el propósito de causar problemas, de hacer daño a los demás. Para que nuestra vida tenga valor, creo que debemos desarrollar buenas cualidades humanas básicas: calidez, amabilidad, compasión. Entonces nuestra vida cobra sentido y es más pacífica y feliz".

- El Dalai Lama

El Dalai Lama explica que todos tenemos el mismo propósito en la vida. Su propósito es buscar la felicidad, independientemente de su origen religioso, cultural o social. Sin embargo, hay diferencias en las creencias de cada cultura sobre la posibilidad de alcanzar la felicidad. En Occidente, existe la creencia generalizada de que la felicidad no puede desarrollarse y mantenerse entrenando la mente. El budismo desafía este punto de vista y sugiere que la felicidad es un objetivo alcanzable.

El éxito no te traerá una felicidad sostenible, ni el fracaso te traerá una depresión sostenida. Tarde o temprano, todos volvemos a nuestra felicidad de base. El Dalai Lama explica que los psicólogos llaman a este efecto adaptación hedónica. No importa lo que ocurra en los acontecimientos externos, ya que al final volverás a tu línea de base. Por lo tanto, el beneficio del budismo es que te muestra cómo establecer esta línea de base a un nivel más alto de felicidad.

No te alegres del sufrimiento de los demás

Puede ser fácil caer en la trampa de querer lo peor para nuestros enemigos. Sin embargo, la infelicidad de tus enemigos no te ayudará a mantener la felicidad a largo plazo. Los budistas dedican una parte considerable de su tiempo a prestar atención a las personas que no les gustan necesariamente. Dedican este tiempo a luchar contra estos sentimientos, ya que el odio es un obstáculo para la felicidad. Por lo tanto, el Dalai Lama recomienda practicar la paciencia y la tolerancia cuando te encuentras con individuos que no te gustan. Además, debes agradecer los momentos que tienes con los enemigos. En estos momentos es cuando puedes practicar eficazmente la paciencia.

La compasión universal cultiva la felicidad

"Si quieres que los demás sean felices, practica la compasión. Si quieres ser feliz, practica la compasión".

- Dalai Lama

La compasión es una característica común en este libro y en las enseñanzas más amplias del Dalai Lama. La compasión es una de las bases de los principios budistas, y el Dalai Lama cree que tenemos que ser universalmente compasivos para ser verdaderamente felices. 

El Dalai Lama define la compasión como un estado mental no agresivo. Se basa en el deseo de ver a todas las personas libres de sufrimiento. Este sentimiento no debe estar ligado a lo que se siente por individuos o circunstancias particulares. En cambio, la compasión universal significa compasión por todas las criaturas vivas en todas las situaciones. 

La importancia de la compasión radica en que el hecho de que un individuo sea compasivo provoca más compasión en los demás. Vivir una vida libre de ira y rencores es automáticamente una vida más feliz. Tus pensamientos serán más positivos. 

El Dalai Lama sugiere que se aproveche la empatía hacia los demás intentando comprender mejor el origen de los otros. Una vez que hayas dominado esto, puedes identificar y centrarte en las cosas que tenéis en común. Por ejemplo, si un camarero se salta uno de los platos de tu pedido, puedes intentar comprender por qué puede ser así. El camarero, al igual que tú, puede estar trabajando para mantener a su familia. Sin embargo, el estrés y el agotamiento del trabajo duro pueden haber interferido momentáneamente y haberle empujado a cometer un error.

Debemos establecer otros vínculos además del amor occidental

"Creo que si uno busca construir una relación verdaderamente satisfactoria, la mejor manera de conseguirlo es conocer la naturaleza más profunda de la persona y relacionarse con ella a ese nivel, en lugar de basarse simplemente en características superficiales".

- Dalai Lama

El Dalai Lama cree que las relaciones íntimas son esenciales para nuestro bienestar físico y mental. Sin embargo, esto no significa que la visión occidental de las relaciones sea ideal. El Dalai Lama considera problemática la excesiva importancia que Occidente da a las relaciones románticas. Este enfoque hace que quienes tienen dificultades para encontrar una pareja romántica o no desean tener una pareja problemática se sientan marginados. Además, las relaciones románticas a menudo no duran porque tienen los principios equivocados. Se basan en las ideas sociales sobre las relaciones en lugar de en el respeto y el aprecio por la otra persona. 

El Dalai Lama afirma que mantiene múltiples relaciones íntimas con personas cercanas a él, incluidos tutores y cocineros. Intenta conectar con el mayor número posible de personas en lugar de considerar las relaciones románticas como la relación definitiva. Cree que su vida se ha vuelto mucho más plena al conectar a un nivel profundo con una amplia gama de personas.

 

La religión no es necesaria para la espiritualidad

"Así que reflexionemos sobre lo que realmente tiene valor en la vida, lo que da sentido a nuestras vidas, y establezcamos nuestras prioridades en base a ello. El propósito de nuestra vida tiene que ser positivo. No hemos nacido con el propósito de causar problemas, de hacer daño a los demás. Para que nuestra vida tenga valor, creo que debemos desarrollar buenas cualidades humanas básicas: calidez, amabilidad, compasión. Entonces nuestra vida cobra sentido y es más pacífica y feliz".

- Dalai Lama

La espiritualidad no es una religión

Una de las creencias más importantes del Dalai Lama es que la espiritualidad es una parte integral para vivir una vida feliz. Sin embargo, el Dalai Lama no afirma que la espiritualidad deba provenir de una religión en particular. Afirma que la espiritualidad no tiene que estar asociada a la religión en absoluto. 

El Dalai Lama califica esta espiritualidad no religiosa como espiritualidad básica. La espiritualidad básica incluye cualidades humanas como la bondad y la compasión. Estas cualidades son valiosas para todos los seres humanos y ayudarán a todas las sociedades a vivir una vida más feliz y pacífica. 

Espiritualidad básica

El Dalai Lama pasa cuatro horas diarias meditando. Sin embargo, la espiritualidad básica no está ligada a los rituales religiosos. En cambio, la espiritualidad básica puede practicarse a diario y en todo momento. Podemos mostrar compasión en todas las acciones pensando en los intereses de los demás. Por ejemplo, considera un escenario en el que otro conductor te ha cortado el paso. Sin la compasión universal, podrías reaccionar con ira y odio. Esta respuesta sólo hará que te sientas menos feliz y tranquilo, además de que tendrá un impacto negativo en el otro conductor. En su lugar, intenta adoptar la espiritualidad básica manteniendo la calma y aceptando que la persona puede haber cometido un error y no haberte visto. Intenta pensar en momentos en los que hayas cometido errores de conducción y considera cómo te hubiera gustado que los otros conductores respondieran. Adoptar este enfoque te ayudará a obtener los beneficios de la espiritualidad pero sin la religión.

El sufrimiento es natural, pero lo amplificamos

El sufrimiento forma parte de la vida. Es natural y algo que no siempre se puede evitar. Curiosamente, las culturas orientales aceptan mejor el sufrimiento que los occidentales. Los occidentales tienden a percibirse como víctimas cuando sufren. En cambio, los orientales aceptan que el sufrimiento formará parte de la vida mientras estén vivos. 

Tratar de evitar el sufrimiento es sólo una solución temporal. Todos acabaremos sufriendo, aunque tomemos todas las medidas adecuadas para evitar el sufrimiento. Lo más importante es nuestra actitud mental cuando nos encontramos con el sufrimiento. En lugar de temer el sufrimiento y considerarlo injusto, es mejor aceptarlo. 

Además de no aceptar el sufrimiento, tenemos la tendencia a magnificar el grado de sufrimiento que experimentamos. Por ejemplo, los occidentales tienden a dar demasiada importancia a las posesiones. En cambio, debemos aceptar que el cambio es constante y que resistirse al cambio sólo provocará sufrimiento cuando se produzca. Del mismo modo, los occidentales tienden a aferrarse a los acontecimientos negativos. Darle demasiadas vueltas a los acontecimientos adversos anteriores sólo hará que resurja el sufrimiento de la primera vez. 

Por ello, el Dalai Lama sugiere que debemos aceptar que tanto el sufrimiento como el cambio son naturales. Cuanto menos nos preocupemos cuando ambos lleguen, menos grave será el sufrimiento. Además, nos encontraremos con menos angustia ya que no estaremos deteniendo el sufrimiento/cambio.

Las actitudes, los sentimientos y los hábitos positivos pueden fomentarse con un esfuerzo sostenido

El Dalai Lama cree que nuestros estados mentales influyen en nuestro estado emocional. Por ejemplo, la ira y el miedo nos impiden ser verdaderamente felices. Por otro lado, el amor, la compasión, la paciencia y la generosidad pueden ser antídotos para estos estados mentales negativos. Estos son los estados mentales positivos que necesitamos para ser verdaderamente felices. 

Este proceso de sustitución de los estados mentales negativos por otros positivos llevará tiempo. El Dalai Lama admite incluso que tardó 40 años en aprender a practicar y apreciar los principios budistas. El aprendizaje de los principios budistas es un proceso gradual de inculcación de buenos hábitos. A través del esfuerzo sostenido de comprometerse con estados mentales positivos, se producirá un cambio genuino.

Intente encontrar lo bueno en cada situación

La mayoría de las situaciones tienen aspectos positivos y negativos. Por lo general, tendemos a centrarnos en los aspectos negativos. Aprovecha los momentos difíciles como oportunidades positivas para practicar virtudes como la paciencia y la compasión. Esta es otra forma de afrontar el inevitable sufrimiento que experimentaremos. Estos momentos de sufrimiento pueden convertirse en positivos si los consideramos como oportunidades para practicar nuestra espiritualidad básica. 

El Dalai Lama describe a quienes pueden ver lo positivo en situaciones tradicionalmente negativas como personas con una mente flexible. Cualquiera puede desarrollar esta mente flexible si se esfuerza constantemente por identificar lo positivo en las situaciones desagradables. 

El Dalai Lama recomienda a los lectores que empiecen a practicar el ver lo bueno en los acontecimientos adversos lo antes posible. No será posible inmediatamente, pero con el tiempo cualquiera puede aprender a tener esta mentalidad. 

Sustituir la ira y el odio por la paciencia y la tolerancia

El Dalai Lama afirma que la ira y el odio son los obstáculos más importantes de los seres humanos para la felicidad. Ambas emociones destruyen nuestra paz mental. Además, interfieren enormemente en nuestra toma de decisiones. Las malas decisiones que se derivan de ellas sólo hacen que nos enfademos y odiemos más. 

No podemos superar estas emociones reprimiéndolas. Sin embargo, expresarlas también tiene el potencial de aumentar estas emociones. Por lo tanto, la respuesta correcta es adoptar la paciencia y la tolerancia en lugar de la ira. Si puedes cultivar esta mentalidad a través de la meditación, pronto la ira no será la respuesta natural. Además, trata de aprovechar la satisfacción interior. La satisfacción interior debería reducir el estrés que experimentas, lo que minimizará tus sentimientos de ira. 

Darse un tiempo para alejarse de la situación y pensar con lógica le ayudará a sustituir esos sentimientos negativos por paciencia y tolerancia.

Combata sus ansiedades analizando sus pensamientos y motivos

"Cuanto más honesto seas, más abierto, menos miedo tendrás, porque no hay ansiedad por quedar expuesto o revelado ante los demás".

- Dalai Lama

La ansiedad y la preocupación son respuestas naturales. Sin embargo, tener continuamente estas respuestas no es saludable. El Dalai Lama recomienda desafiar los pensamientos asociados a nuestras ansiedades. A continuación, sustituir estos pensamientos por otros positivos. 

El Arte de la Felicidad sugiere que la ansiedad excesiva está casi siempre asociada a una baja confianza en uno mismo. Una forma de abordar esta cuestión es ser sincero con uno mismo y con los demás sobre sus capacidades y limitaciones. Tu ansiedad por fracasar será un problema mucho menor si estás dispuesto a aceptar que tienes limitaciones que podrían llevarte al fracaso. 

A veces la baja autoestima puede llegar al extremo del odio a uno mismo. Una persona puede sentirse completamente indigna e incluso contemplar el suicidio. El antídoto para un estado mental tan extremo es recordar el maravilloso intelecto y el potencial de desarrollo que hay en cada ser humano. Los tibetanos contemplan esto de forma rutinaria en sus meditaciones diarias, y quizá por eso el odio a uno mismo es un concepto prácticamente desconocido en su sociedad.

Clasificación

Calificamos este libro con un 4,4/5.

Nuestra puntuación

PDF, audiolibro gratuito, infografía y resumen animado del libro El arte de la felicidad

Comenta a continuación lo que has aprendido o si tienes alguna otra idea.

¿Eres nuevo en StoryShots? Obtenga las versiones de audio y animación de este resumen y de cientos de otros libros de no ficción más vendidos en nuestro aplicación gratuita de primer nivel. Ha sido destacada por Apple, The Guardian, la ONU y Google como una de las mejores aplicaciones de lectura y aprendizaje del mundo.

Para profundizar en los detalles, pida el libro o consiga el audiolibro gratis.

La autobiografía de Martin Luther King por Martin Luther King

Comunicación no violenta por Marshall Rosenberg

Largo camino hacia la libertad por Nelson Mandela

La autobiografía de Malcolm X por Malcolm X

Yo soy Malala por Malala Yousafzai

Cómo ser antirracista por Ibram X. Kendi

Nacido de un crimen por Trevor Noah

La búsqueda de sentido del hombre por Victor Frankl

Lo que sé con seguridad por Oprah Winfrey

No puedes hacerme daño por David Goggins

Convertirse en por Michelle Obama

Ingeniería interior por Sadhguru

Candor radical por Kim Scott

Resumen de El arte de la felicidad
  • Guardar

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Añade automáticamente YASR en tus posts o páginas. %s Desactiva esta opción si prefieres usar shortcodes. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.